Nuestra materia prima, el vidrio, nació a orillas del Mediterráneo, de la mano de artesanos egipcios y fenicios. Desde ese momento, siempre ha estado presente en la vida doméstica, en forma principalmente de vasijas y jarrones e incluso de joyas. Apreciado por sus características de transparencia y capacidad de conservación, el vidrio ha continuado vigente hasta nuestros días en centenares de objetos.

Del vidrio valoramos su capacidad para adaptarse a las formas, su transparencia y su fragilidad. En La Mediterránea recogemos toda esta tradición y valores y los transformamos en objetos que al usarlos transmiten la herencia y la calidez del Mediterráneo.

La identidad de nuestros productos se basa en el atrevimiento con el que representamos las formas y el uso de los colores. Porque trabajamos con la libertad de hacer las cosas que nos gustan.